Volvo XC40 Recharge P8

PIN

Si no estabas ya confundido por la nomenclatura de Volvo, aquí tienes una nueva insignia que añadir a la mezcla: “Recharge”. Al igual que muchos otros fabricantes de automóviles, la estrategia de nomenclatura reestructurada de Volvo agrupa el tipo de vehículo por su prefijo: S para la berlina, V para el wagon y XC para el crossover. El sufijo de la insignia hace referencia a su tamaño. Polestar, antes reservada a los modelos con algunos ajustes de rendimiento adicionales, se convirtió en una línea de lujo electrificada independiente.

Y ahora llega “Recharge”, que a partir de ahora llevarán las versiones EV de los modelos de la gama de Volvo. Aunque ya existen variantes híbridas enchufables de todos los Volvo, éste es su primer modelo completamente eléctrico. Se basa en la misma arquitectura CMA sobre la que está construido el XC40 de gasolina T5 normal, que se ha diseñado específicamente para dar cabida a la futura electrificación.

El XC40 ya era uno de los favoritos en el segmento de los crossover compactos de lujo y, aparte de algunos rasgos exclusivos, el Recharge P8 mantiene el mismo aspecto. Como la mayoría de los de su clase, el P8 tiene un morro romo y suavizado en lugar de una parrilla abierta, un exclusivo esquema de pintura verde salvia y llantas de aleación de 19 o 20 pulgadas.

El interior es típico de Volvo: un moderno minimalismo escandinavo que rozaría la austeridad si no fuera por el suntuoso confort de sus asientos, los cuales adoramos en Crestanevada. El color carbón es la única opción por ahora, pero se ilumina considerablemente con un gran techo de cristal panorámico. El punto central del salpicadero lineal es una gran pantalla vertical de infoentretenimiento de 9 pulgadas, y una pantalla de 12 pulgadas sustituye a los tradicionales indicadores detrás del volante. Características de lujo como el techo solar panorámico, los asientos eléctricos calefactados y la carga inalámbrica de smartphones son de serie, así como el conjunto de características de seguridad de Volvo, como el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril, la alerta de colisión trasera y la alerta de ángulo muerto y tráfico cruzado.

La interfaz de conectividad está impulsada por el mismo sistema operativo Google Android Automotive que debutó con el Polestar2.  Integra perfectamente las aplicaciones del teléfono con el vehículo, de modo que tienes la opción de importar todas tus citas del calendario de Google, tus preferencias musicales, tus direcciones, etc. No hay botón de arranque: siempre que la llave esté en el bolsillo, el P8 estará listo para funcionar en cuanto tu trasero se encuentre con el asiento.

El sistema operativo Android es fácil de usar y reconoce muy bien los comandos de voz. Basta con un simple “Google, llévame a” para que funcione el sistema de navegación. Los mapas de Google se actualizan automáticamente y ofrecen información sobre las estaciones de recarga, además de permitirte saber si tienes suficiente autonomía de batería para llegar al destino solicitado.

El paquete de baterías de 78 kW se encuentra debajo del Recharge P8, y no afecta a su espacio de carga trasero que, según Volvo, es de los mismos 413 litros que el de la variante normal. También hay un minúsculo espacio en el “maletero” bajo el capó delantero, pero es útil para guardar los cables de los cargadores domésticos.

La entrega de par es bastante sorprendente en un vehículo tan pequeño y discreto, que te golpea contra el respaldo del asiento con su empuje silencioso. Sin embargo, es fácilmente modulable, y con su suspensión tensa y su tamaño compacto, el Recharge P8 maniobra a través del tráfico congestionado con una eficiencia silenciosa. Hay dos modos de conducción: “Normal” y “Un pedal”, que reduce drásticamente la velocidad del coche una vez que se levanta el acelerador. Mientras que el modo “One Pedal” recupera de forma más agresiva la energía cinética para reponer la batería, “Normal” es más suave y mucho más agradable para la conducción diaria y no requiere modular constantemente el acelerador. Como era de esperar, es sumamente silencioso y ofrece una sensación de alta calidad sin una opulencia excesiva.

La autonomía oficial del XC40 Recharge es de 335 km, y la batería puede recargarse hasta el 80% en una hora utilizando un cargador rápido de nivel 3 de 150 kW. Los compradores pueden optar por un cargador doméstico que puede reponer la batería durante la noche en siete u ocho horas, o simplemente enchufarlo a la red eléctrica de su casa, si no necesitan el coche en las próximas 24 horas.

Un par de motores eléctricos de 201 caballos montados en los ejes delantero y trasero lo impulsan. Combinados, producen 402 caballos de potencia y un impresionante par motor de 486 lb-pie, lo que convierte al Recharge P8 en uno de los vehículos más potentes que ha fabricado Volvo. Dado que el P8 puede pasar de 0 a 100 km en sólo 4,7 segundos, esto responde a las críticas de que el XC40 es la oferta menos deportiva en un segmento que incluye el Porsche Macan, el Audi Q3, el BMW X1 y el Mercedes GLA.

El Recharge no ofrece tanta autonomía como el menos caro Hyundai Kona EV (415 km), el Kia Soul EV (452 km) o el Tesla Model Y Long Range de precio similar, pero se siente mucho más lujoso. El precio los desconocemos.

También te puede interesar