¿Por qué son importantes las habilidades sociales en el trabajo?

PIN

El lugar de trabajo moderno es interpersonal. Las colaboraciones son un componente integral de cualquier lugar de trabajo. Habilidades como la de escuchar y escribir garantizan la fluidez de las ideas sin que se produzcan conflictos. Esto crea un entorno de trabajo productivo y saludable.

Las habilidades te distinguen. Unas buenas habilidades de comunicación y negociación pueden ayudarle a obtener una ventaja sobre otros candidatos. Las habilidades duras pueden aprenderse en un tiempo limitado, pero estas habilidades son más difíciles y tardan más en desarrollarse, ya que dependen más de tu naturaleza que de tu nivel de conocimientos. Tener estas habilidades puede ayudarte a afrontar los retos en el trabajo.

Complementan las habilidades duras. Las habilidades técnicas no son suficientes para sacar lo mejor de ti en un trabajo. Todas las carreras requieren habilidades blandas para utilizar los conocimientos técnicos en el momento y lugar adecuados. Por ejemplo, si un ejecutivo intenta cerrar un trato con un cliente, necesitará conocimientos de ventas junto con excelentes habilidades de comunicación.

Los puestos de trabajo del futuro dependerán más de estas habilidades. Con los avances tecnológicos, muchos trabajos técnicos están empezando a ser subcontratados a la automatización y la inteligencia artificial (IA). Esto hará que haya más puestos de trabajo que dependan de las habilidades interpersonales para ser los diferenciadores clave en un lugar de trabajo.

¿Cómo se pueden desarrollar las habilidades sociales?

Procura que te escuchen: Para comunicar con eficacia, es esencial que tengas en cuenta los deseos y la sensibilidad de la otra persona. Debes evitar el lenguaje ofensivo o los comentarios que puedan herir a la otra persona. Asegúrate de tener una idea de lo que la otra persona quiere hablar antes de cambiar el tema de conversación.

Mantén el contacto visual durante las interacciones cara a cara: El contacto visual directo proporciona la seguridad de que estás prestando atención a la otra persona. El receptor se sentirá más involucrado en la conversación.

Controle su lenguaje corporal y observe a los demás: Sé consciente de tu lenguaje corporal cuando interactúas con los demás. Asegúrate de que envías vibraciones positivas e intenta no parecer cerrado, a la defensiva o grosero.

Puedes desarrollar estas habilidades con el tiempo observando atentamente cómo interactúan otras personas. Debes seguir su postura, sus gestos, su tono de voz y su contacto visual para obtener pistas sobre sus procesos de pensamiento.

Practica la oratoria: Si te sientes incómodo con las interacciones en público, intenta hablar delante de un espejo. Con la práctica, su discurso será más natural. Ten en cuenta el ritmo, el tono y el volumen.

Trabaja tu capacidad de escucha: Hay que saber escuchar para ser un buen comunicador. No te dejes llevar por el impulso de interrumpir a alguien cuando está hablando. Deja siempre que la otra persona termine antes de exponer tu punto de vista.

Mejora tu comunicación escrita: Puedes hacer cursos o apuntarte a talleres gratuitos para mejorar tus habilidades de comunicación escrita. Todo lo que escribas debe ser claro y conciso y hacer que el lector entienda tu punto de vista.

Academia Teba

Dirección: Av. Fernando de los Ríos, nº 34, 18006 Granada
Teléfono: 958 94 39 02
academiateba.es

También te puede interesar