Kia Stonic 1.0 T-GDI 120 CV

PIN

Kia refuerza su oferta en el mercado de los SUV urbanos con el Stonic. La compañía coreana recurre a los colores vivos, a una silueta de tipo coupé y a las pretensiones deportivas para destacar entre la multitud. ¿Es este el caso? La respuesta está al volante del motor más solicitado, el 1.0 T-GDi 120

Ahora es necesario ofrecer ese pequeño extra para destacar entre la veintena de modelos presentes en el mercado de los SUV urbanos, el más concurrido de Europa. La respuesta de Kia a esto es ofrecer un aspecto más deportivo que el de sus compañeros, con una silueta de tipo coupé, colores vivos -lo contrario que en nuestra versión de pruebas- y llantas de gran diámetro. La receta funciona bastante bien, según los colores elegidos en el catálogo.

A bordo, en cambio, la seriedad se impone, señala el concesionario Crestanevada compramos tu coche. El conductor se encuentra con un puesto de conducción Rio, bastante tradicional en su disposición, con una pantalla táctil de 7″ en el centro (con gráficos básicos pero que funciona bastante bien) y algunas inserciones de color. El entorno es más bien oscuro y le vendría bien más color. Es una pena, porque la ergonomía está bastante bien pensada, con mandos de confort que caen naturalmente en la mano y una posición de conducción que se adapta incluso a las personas altas. La altura del asiento del conductor permite al conductor sentarse cómodamente en el asiento del conductor sin estar demasiado alto.

La presentación es del mismo tipo, con plásticos duros en todo el mobiliario. Pero en general, el acabado es bueno y los materiales parecen, a primera vista, resistentes. En cuanto a la vida a bordo, el coreano es un buen estudiante. El espacio en las plazas traseras es muy bueno para la categoría, incluso en la cabeza, a pesar de la silueta de coupé. El volumen del maletero está en la mitad del segmento con 352 litros. Lamentablemente, no hay asiento deslizante, pero el suelo es ajustable en dos niveles y el respaldo puede dividirse 2/3-1/3.

En el contexto actual, el 3 cilindros turbo de gasolina (1.0 T-GDi 120 CV) es una excelente opción para el Stonic, que se adapta a todas las situaciones. Silencioso y bien equilibrado al ralentí, se encuentra igualmente a gusto en la ciudad y en la carretera, donde demuestra gozar de buena salud. La aceleración, la rapidez y la longitud de este pequeño motor son muy atractivas y le permiten salir de situaciones complicadas. La caja de cambios manual de 6 velocidades que le acompaña refuerza el placer. Está bien guiado y bien espaciado en las primeras 5 marchas. Los resultados en el surtidor no son tan catastróficos, ya que durante nuestra prueba, bastante musculosa, registramos una media de 6,8 l/100 km.

El Stonic es igual de atractivo para conducir. Basado en una plataforma Rio que ha sido elevada en 18 cm, compensa este aumento de altura con una banda de rodadura más firme. Como resultado, se mantiene firmemente plantado en la carretera, estable en las vías principales, y sin forzar la espalda de los ocupantes. El confort no es ciertamente el mejor del mercado pero el coreano absorbe correctamente los golpes, incluso con un neumático de 17″ como es el caso. Al final, Kia ofrece un vehículo logrado que es cómodo en todos los frentes. El único inconveniente es que la dirección asistida es demasiado estéril para nuestro gusto.

También te puede interesar