Gastrectomía vertical

PIN

La gastrectomía vertical, también denominada manga gástrica o tubo gástrico consiste en una cirugía que reduce el tamaño del estómago dándole forma tubular.

Se realiza una resección de células productoras de grelina que se encuentran en la parte alta del estómago. Esta hormona estimula apetito, al reducir su produción se tiene una sensación de plenitud con menor cantidad de comida con la consecuente disminución de la ingesta.

A veces bajar de peso requiere, necesariamente, de una intervención quirúrgica, ya sea porque los ejercicios o las dietas a los que has estado sometido durante mucho tiempo no han funcionado para tales efectos.

Si eres una de esas personas que, a pesar del esfuerzo, vives padeciendo de sobrepeso u obesidad mórbida debes conocer las bondades que ofrece la manga gástrica o gastrectomía en manga.

Es uno de los procedimientos de cirugía bariátrica cuya práctica es relativamente reciente. En 2010 fue incluida por la United Healthcare en su prestigiosa lista como una de las operaciones para bajar de peso más efectivas.

Ya en 2015 el procedimiento había llamado la atención de médicos y pacientes de todo el mundo y su impacto ha sido de tal magnitud que se cree que podría superar al bypass gástrico en preferencia en corto plazo.

El procedimiento consiste en extraer parte del estómago, luego crear una especie de tubo o manga con el restante, que une el intestino delgado con el esófago.

Los expertos aseguran que esta operación reduce la superficie del estómago hasta en un 70%, quedando del tamaño de una pelota de tenis, lo que asegura al paciente comer menos, quedar satisfecho con pequeñas porciones de alimentos y, por su puesto, bajar considerablemente su peso corporal.

Al igual que otras cirugías bariátricas, la práctica de la gastrectomía vertical o gastrectomía en manga incide en la salud del paciente y, desde hace algún tiempo, ha sido la primera opción en todo el mundo por los buenos resultados que deja.

No alterna en lo absoluto el sistema digestivo y la recuperación, tras la operación, es mucho más rápida. Como punto a favor, se puede decir que mejora patologías relacionadas a la obesidad como diabetes, osteoporosis, apnea de sueño, hipertensión y reflujo gastroesofágico.

¿Quién es un candidato ideal para una operación de gastrectomía vertical?

Para optar como candidato a este tipo de cirugía de la obesidad es necesario la evaluación de un médico especialista, que solicitará información clínica del paciente y, además, la realización de una serie de exámenes que le ayudará a determinar si esa persona realmente requiere de la intervención.

Entre las valoraciones que hará el especialista están:

  • Pueden optar a esta cirugía, aquellas personas cuyo índice de masa corporal es igual o mayor a los 35kg/m2.
  • Persona mayor de 18 años.
  • Aquellas personas que posean el doble de su peso, según relación edad y tamaño, pueden someterse a este tipo de intervención.
  • Puede tratar si con otros métodos como dietas, ejercicios o medicamentos no han funcionado para bajar de peso.
  • Se debe tomar en consideración que quien se someta a esta cirugía deberá hacer cambios a su estilo de vida. No siempre el que desee someterse a esta operación podría calificar para esta.
  • No presentar alguna enfermedad que conlleve a la obesidad.
  • Presentar problemas de obesidad en un lapso no menor a los cinco años.
  • Que haya logrado demostrarse a sí mismo y a los especialistas que será capaz de seguir una dieta estricta y rutinas de ejercicio para mejorar la salud y condición física.

Es importante destacar que tras llevar a cabo el procedimiento, el paciente debería contar con que su entorno familiar le brinde el apoyo necesario, sobre todo, durante la recuperación.

¿Cómo es el proceso de recuperación?

Una dieta a base de líquidos es ideal para quienes acaban de salir de una operación de gastectomía vertical. Tomar mucha agua es fundamental para evitar que te deshidrates.

Para que la zona intestinal recupere su movimiento normal para evacuar mejor, es recomendable que camines. Es normal que a pocos días después de la intervención, sufras de estreñimiento.

Requisito indispensable es tomar, de acuerdo a lo establecido por el médico, los medicamentos para el dolor y aquellos que evitan la acidez estomacal.

Sentirte cansado durante el primer mes de la operación es normal, ya que el cuerpo no recibe la misma cantidad de calorías que antes. Se reitera el llamado a caminar mucho y evita levantar peso.

Puedes regresar a tu puesto de trabajo entre las primeras dos o seis semanas, todo va a depender del tipo de labor que ejerzas.